Andrés Bale

La necesidad de autorenovarse y afilar la sierra

Pronto me iré de vacaciones y estuve pensando cómo sería hacer una pausa en todo lo que vengo haciendo a nivel laboral y creación de contenido como este. En los últimos tiempos valoré y agradecí muchísimo a mi mismo la capacidad de ser constante en mi proyecto de coaching deportivo y continuar, siempre avanzando, haciendo lo que más me gusta. 

Sin embargo, por primera vez empecé a sentir una especie de cansancio diferente al anterior. En vacaciones o viajes anteriores, nunca dejaba de hacer cosas, pero esta vez me propuse cambiar. 

Me di cuenta de la necesidad del descanso, de la toma de perspectiva y la recuperación, al igual que lo es para cualquier deportista que compite. 

Por eso, para este último artículo y episodio de podcast de la temporada, decidí hablar de eso relacionándolo con un gran concepto, Afilar la sierra. 

El concepto de Afilar la sierra lo aprendí en el libro: “Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva” de Stephen Covey. Este representa el séptimo hábito y es una herramienta muy interesante para aplicar en todo lo que hacemos. 

En este artículo te voy a contar por qué es importante afilar la sierra y cómo lo voy a aplicar en mi descanso. 

La energía y el trabajo

Para empezar, uno de los recursos más valiosos e imprescindibles para rendir bajo los estándares de nuestro potencial es la energía. En mi caso, en el último tiempo empecé a identificar que no sólo el tiempo es lo más importante que tenemos, sino la energía. Tener tiempo y no tener energía no sirve de nada.

Bajo esta premisa de que la energía no se crea ni se pierde, sino que se transforma, entendí la importancia de cuidarla. 

La energía proviene de la palabra griega energeia, que se forma por en + ergon, lo que significa: “en trabajo”. Entonces, de alguna manera, la energía es la capacidad para trabajar, es el combustible que te permite poner el trabajo en algo. 

En mi caso, estuve poniendo la energía en crear contenido de valor y en acompañar a mis clientes deportistas a lograr mejores resultados. En el caso de los deportistas, la energía servirá para obtener esos resultados. 

Ahora bien, para poder hacer ese trabajo con motivación, compromiso y calidad, se necesita tener la energía en el lugar correcto, porque sino puede que el avance sea nulo o insignificante. 

El leñador cuya sierra ya no corta

Para entender mejor este concepto, te comparto una historia que está en el libro: 

“Suponga el lector que se encuentra con alguien que trabaja febrilmente en el bosque cortando un árbol con una sierra. 

¿Qué está usted haciendo?, le pregunta. 

¿No lo ve?, responde él con impaciencia, estoy cortando este árbol. 

¡Se le ve exhausto!, exclama usted, ¿cuánto tiempo hace que trabaja? 

Más de cinco horas y estoy molido, esto no es sencillo. 

¿Por qué no hace usted una pausa durante unos minutos y afila la sierra?, pregunta usted. Estoy seguro de que cortaría mucho más rápido. 

No tengo tiempo para afilar la sierra, dice el hombre enfáticamente, estoy demasiado ocupado aserrando”

Afilar la sierra

El concepto detrás de esta metáfora con la sierra es la capacidad de auto-renovarse para poder estar a la altura del trabajo a realizar en términos de energía. Tomarse tiempo para recuperarse es clave en toda disciplina ya que seguir sin descansar puede terminar por quemar a la persona (o a los resultados que espera). 

En el caso del árbol, claramente la sierra ya no estaba afilada y no cortaba más. Por no parar a afilar un momento, iba a seguir estando horas y horas allí.

“La renovación es el principio, y el proceso, que nos permite avanzar en una espiral ascendente de crecimiento y cambio, de mejora continua”

Stephen Covey 

Afilar la sierra consiste en el hábito de la auto-renovación que permite llevar a cabo los demás hábitos de manera efectiva. Por ejemplo, es la capacidad de tener una buena noche de sueño para poder tener un buen entrenamiento, en lugar de entrenar día y noche. El sobreentrenamiento es tan malo como no entrenar.

En el libro se plantea en términos de auto-renovación diaria e incluye las áreas física, espiritual, mental y emocional/social. 

Por más de que el concepto de afilar la sierra se hizo popular con el libro de Stephen Covey, Abraham Lincoln había pronunciado mucho tiempo antes: 

«Dame 6 horas para cortar un árbol y pasaré 4 afilando el hacha»

Cuando afilas la sierra todo se vuelve más fácil. Aumenta el rendimiento, la productividad, la conexión con las cosas importantes. 

La capacidad de dar un paso atrás es vital para reflexionar, tomar mejores decisiones, ver todo con más perspectiva y, principalmente, para auto-renovarse y volver con más fuerza.

Con más fuerza significa cambiar la sierra por una motosierra.

Nos vemos en la próxima temporada.

Andrés.

Comentarios

    Deja un comentario

    Tabla de Contenido
    Compartir
    No pares aquí
    Más para potenciar tu carrera deportia

    ¿Ya descargaste el regalo?